Graciela Gestoso Singer

Los Chicos de la Calle

Los niños de la calle necesitan una nueva política social y gubernamental. Esta debería estar basada en principios tales como aprender a escuchar, compartir y dialogar, más que a hablar, dar discursos, regalar cajas de comida y seguir "parchando" o negando esta cruel realidad. En América Latina hay unos 40 millones de niños viviendo en las calles. En Argentina, más de 1.500.000 de niños trabajan en las calles. UNICEF (el Fondo de la Naciones Unidas para la Infancia) sostiene que existen dos tipos de Niños de la Calle: 1) aquellos que pasan la mayor parte del tiempo en la calle, pero que tienen algún tipo de soporte familiar y regresan a sus casas por las noches, y 2) los que pasan el día y la noche en la calle y no tienen apoyo de una familia. Las estadísticas de las Naciones Unidas informan que en Latinoamérica los niños de la calle tienen entre 8 y 17 años. El 15 % son niñas, quienes en su mayor parte se dedican al cuidado de sus hermanos menores, el trabajo doméstico y el ejercicio de la prostitución. Los niños viven en las calles por diversos motivos: la pobreza, el desempleo de los adultos, la muerte del padre o madre, enfermedades de los mismos, la ausencia de sistemas sanitarios, la carencia de un marco de contención educativo, el abandono por sus padres, la falta de hogar, problemas en las relaciones entre padres e hijos, problemas de alcohol, drogas y delincuencia. En definitiva, la realidad de los niños de la calle es consecuencia de la problemática realidad cotidiana de los padres. Cuanto más se abre la brecha entre los padres y las posibilidades de una inserción activa y productiva en la sociedad, los chicos se distancian aún más de sus familias y del sistema educativo y sanitario. Es muy dificil ayudar y controlar a los niños de la calle, ya que deambulan de un lado a otro, son reclutados por explotadores, atraídos por líderes no positivos, enrolados en trabajados insalubres y, finalmente, devorados en los suburbios de los grandes centros urbanos. En la década del '90, UNICEF nos informaba de la existencia de unos 25.000 niños que trabajaban en las calles y 6.000 que vivían permanentemente en la calle. Un 80% eran varones, 15% eran menores de 8 años de edad, 50% tenían entre 8 a 14 años y 35% entre 15 y 18. En el 2002, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) afirmaba que 90 millones de niños entre los 11 y 15 años, sin casa, estaban expuestos, como en Brasil y en Kenya, al exterminio y muerte en las calles de todo el mundo. En América Latina eran unos 15 millones los chicos de la calle. Actualmente, en América Latina hay unos 40 millones de niños viviendo en la calle o trabajando en ella. En Argentina, más de 1.500.000 de niños trabajan en las calles. Para sobrevivir en las calles, el niño debe aprender el lenguaje, el comportamiento y las normas de convivencia entre patotas, bandas y líderes. Entre ellos elaboran estrategias de emergencia, tales como la limpieza de parabrisas, la venta de estampitas o caramelos, el pedido de limosna, el robo, a fin de obtener recursos económicos para comer, comprar drogas o alcohol, ir a los video juegos, etc. Entre los problemas de salud más frecuentes encontramos los traumatismos por peleas, golpizas y abusos, y las infecciones parasitarias. El 80% de estos niños usa droga a diario. Las drogas más frecuentes son los pegamentos de contacto, la cocaína, la marihuana y cierto tipo de gases. Las drogas son pagadas con dinero robado o con trabajo (siendo correos de drogas o ejerciendo la prostitución). La sociedad los considera como delincuentes y en ciertos países como el Brasil se han conformado escuadrones de la muerte a fin de exterminar a estos niños. En 1989, el Movimiento Nacional de Niños de la Calle informó acerca de la muerte de unos 450 chicos asesinados en los suburbios del Brasil. La única manera de iniciar un proceso educativo con estos niños es obligándolos a desintoxicarse y alejarse de su ambiente callejero. Muy pocos pueden tomar la decisión de abandonar las calles por razones económicas, estratégicas y sociales. No cuentan con recursos, familias o apoyo institucional permanente. En general, después de un período breve de residencia en refugios institucionales, regresan a las calles, a su propio mundo, el único que conocen y los contiene. Los programas públicos o privados de mayor éxito son aquellos en los que el niño tiene un rol y ayuda a otros en la misma comunidad terapéutica y en las calles. Las instituciones con menor éxito son aquellas en las que se le dice al niño lo que debe hacer, se les crea un falso mundo, se le prohibe visitar su verdadero mundo (las calles), y se los retiene contra su voluntad por períodos prolongados. La caridad y los asilos no resuelven la injusticia económica y social, ya que forman parte de la cultura de los "parches" al disimular temporalmente las causas que producen el abandono, el desamparo, el maltrato y el abuso. Sin embargo, estas mismas instituciones son importantes en gran medida para abordar y estudiar la problemática de los chicos pobres y de la calle. Nos encontramos ante un gran desafío, el establecimiento de una nueva política social y gubernamental para ayudar al niño de la calle. Los conceptos esenciales serían: aprender a escuchar, compartir y dialogar, más que a hablar, dar discursos, regalar cajas de comida y seguir "parchando" o negando esta cruel realidad. Las estadísticas fueron tomadas del Fondo de la Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), la Organización de las Naciones Unidas (ONU), la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y el Movimiento Nacional de Niños de la Calle (en Brasil). Nota realizada por Graciela N. Gestoso Singer.

Comentarios

ESTO ES MUY LINDO DE PARTE DE TODAS LAS PERSONAS HASI QUE MANOS A LA OBRA

es muy dificil vivir asi el la calle yo no soportaria vivir asi , yo no entiendo como los niños en general pueden sobrevivir

Me agrada el contenido de la mayoría de los comentarios, lo cierto es que no se puede hacer mucho en lo individual por estos niños desprotegidos y lastimados en la mayoría por sus propios padres y la sociedad, yo en mi Estado natal voy a proponer ante el poder legislativo una ley protectora de los derechos de esta clase social en particular,donde se cree una Instituciòn de tal magnitud, la cual tenga cubierta áreas con personal capacitado en psicología, desintoxicación, con casas hogar en donde se le proporcione a los infantes los tres alimentos diarios, educación y capacitación en oficio o manualidad que le permita llegar a tener un modo digno de vivir, que se creen fuentes de trabajo especialmente para este GRUPO DESPROTEGIDO claro por Gobierno, no es un sueño Claro que se puede, y si a él aparato Estatal se unen personas con verdadera vocación social altruista y la intervención de clero (iglesia) seria optimo. Es la única manera en que se les puede ayudar

Me agrada el contenido de la mayoría de los comentarios, lo cierto es que no se puede hacer mucho en lo individual por estos niños desprotegidos y lastimados en la mayoría por sus propios padres y la sociedad, yo en mi Estado natal voy a proponer ante el poder legislativo una ley protectora de los derechos de esta clase social en particular,donde se cree una Instituciòn de tal magnitud, la cual tenga cubierta áreas con personal capacitado en psicología, desintoxicación, con casas hogar en donde se le proporcione a los infantes los tres alimentos diarios, educación y capacitación en oficio o manualidad que le permita llegar a tener un modo digno de vivir, que se creen fuentes de trabajo especialmente para este GRUPO DESPROTEGIDO claro por Gobierno, no es un sueño Claro que se puede, y si a él aparato Estatal se unen personas con verdadera vocación social altruista y la intervención de clero (iglesia) seria optimo. Es la única manera en que se les puede ayudar

hola soy susana y estoy estudiando lic. en trabajo social para mi ver tanto niños en la calle es una cosa muy desagradable bueno quisa muchos estan en la calle por violacion de su familia,tal ves una y muchas rasones tienen motivos diferentes pero yo un dia sere algo en el mundo y los boy a AYUDAR

hola yo creo que si uno tiene deberia poder ayudar a las personas que la necesita y que la gente tendria que ponerse a pensar que si estuvieran en su lugar tambien querrian que las ayuden tambien eso creo yo SALUDOS

ke tristre andar en eso!!!! menos ke yo no ando en eso!ª!!

ke tristre andar en eso!!!! menos

hola!1 ke lindo los k dicen realmnet es una tristesa ver a los chikoss en la callee piidieno cosaa muchas vesee viendo kee piden plta para compr dorgas es orriblee verr esas situuaciones !! y los chikos tdss mal vestido sucio,, y td hay dioss realmntee ke a mii mee dan gan de llorarr x tod est y asi etmos viivendo en est argentinaa k es una miseriaa dee precidentaa!! bueeno me voy xke est me baaja lss animosss hermoosa la paginaa =) besos

quiesiera q en el mund no haya casos como ejtoj q dan muchisisima penaa no quisiera ejtar en el lugar de esos niños pobre de ellos =(

Añadir un Comentario: